Ingredientes rubia

  • 1 sepia de aprox. tres cuartos de kilo, a cortes de 2 cm. Reservar el bazo.
  • 250 g. de cebolla picada fina.
  • 100 g. de tomate maduro rallado.
  • La pulpa de una ñora remojada.
  • 1 diente de ajo y 10 hojas de perejil picados.
  • 250 g. de macarrones delgados.
  • 200 g. de tirabeques a cortes.
  • 1,250 litros de agua mineral.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Sal y pimienta.

Opcional: un par de cucharadas de alioli

¿Sabías qué...

  • Comer sepia es una buena manera de rellenar tus depósitos de yodo.
  • La ñora es un pimiento rojo secado al sol. Es muy rica en vitaminas A y C.
  • En este plato, la salsa está muy rica. Para degustarla, ya sabes que nuestro pan favorito es el integral.
  • Los tirabeques son una variedad de guisante propia de la zona mediterránea. Son ricos en vitamina C y potasio.
  • Si eres celíaco, no te disgustes. Simplemente tienes que utilizar macarrones "de los tuyos", sin trigo, cebada, centeno ni avena. El resto de los ingredientes de este plato, los puedes comer sin problemas.
  • Si has pelado cebolla alguna vez, habrás llorado. Eso es porque al cortar la cebolla se suelta un gas con azufre que irrita los ojos.

Elaboración pequerreceta2

  1. En una cazuela, poner la sepia y sofreírla unos 5 minutos a fuego lento con un buen chorro de aceite y una pizca de sal. Salpimentar.
  2. Incorporar la cebolla picada bien pequeña y continuar con el sofrito, que quede dorada, aproximadamente 20 min.
  3. Añadir el tomate rallado, la pulpa remojada de la ñora picada con cuchillo, el ajo y perejil picado y continuar el sofrito bien dorado 5 minutos más. Afinar el punto de sal y pimienta.
  4. Incorporar la mitad del bazo picado con cuchillo y cocer sólo un minuto.
  5. Cocer los macarrones, para que queden al punto (generalmente los paquetes de pasta recomiendan el tiempo idóneo).
  6. Cuando falte sólo 1 minuto para acabar la cocción, añadir los tirabeques y afinar el punto de sal y pimienta.

Opcional: al apartar la cazuela del fuego mezclar si os apetece un par de cucharadas de ajo y aceite y ya podéis presentar la cazuela en la mesa.