Ingredentes castaño

  • 700 g. de alubias de gran calidad (por ejemplo: ganxet, sastre, Santa Pau, etc.).
  • 2 cebollas medianas peladas.
  • 2 dientes de ajo con la piel.
  • ½ hoja de laurel.

¿Sabías que...

Las alubias del ganxet tienen en su extremo un pequeño ganchito. De ahí su nombre.

¡Viva las legumbres! Contienen una gran cantidad de fibra soluble, que consigue que la absorción de grasa se haga poco a poco. Por este motivo, son unas estupendas ayudantes de los médicos del corazón.

Las alubias blancas son ricas en fósforo, magnesio y vitamina B9.

No hay que abusar de los embutidos, pero no ocurre nada malo si se consumen de forma ocasional. La butifarra contiene bastante grasa, pero no la condenes al olvido por ello. Recuerda que un 30% de las calorías diarias han de ser aportadas por la grasa.

Como pasa con otras aromáticas verdes como la albahaca, el laurel genera una cierta tranquilidad, gracias a que contiene sustancias tranquilizantes. Esto es: si eres un manojo de nervios, pruébala. ¡A lo mejor te sirve! Y si no te sirve, qué le vamos a hacer…

Elaboración pequerreceta3

  1. Controlar que las alubias estén bien limpias de posibles piedrecillas, colocarlas en un escurridor y lavarlas bajo el chorro del grifo y ponerlas en una olla de material inoxidable (lo bastante grande porque las alubias doblan perfectamente el volumen inicial). Poner en la olla las alubias escurridas y lavadas y añadir 3 litros de agua mineral sin gas. Dejar en remojo la noche anterior.
  2. Al día siguiente, una vez remojadas-hidratadas, directamente ponerlas a cocer a fuego medio-bajo, con las cebollas, los dientes de ajo y el laurel. Estar pendientes del primer hervor para retirar la espuma de la superficie. Bajar el fuego al "mínimo", porque la cocción debe ser muy lenta para que las alubias queden muy enteras, sin roturas de piel. Añadir a la olla 40 g de sal, tapar la olla y dejar cocinar "muy lentamente" durante unas 2 horas.
  3. Presentación: directamente de la olla al plato, con la ayuda de una espumadera, servir a cada comensal las alubias adecuadas a una ración (unos 150/180g) y ½ cebolla hervida. Aliñarlas con generosidad con aceite de oliva virgen extra.
  4. Acompañamiento recomendado: un pequeño bol de ensalada de escarola y una butifarra a la plancha.