La Medicina Nuclear es una especialidad del campo de la imagen médica, que utiliza isótopos radiactivos para el diagnóstico y tratamiento de distintas patologías, incluyendo tumores malignos, enfermedades osteoarticulares, cardíacas, endocrinas, gastrointestinales, nefro-urológicas, desórdenes neurológicos, y otros procesos patológicos. Debido a que los procedimientos de Medicina Nuclear pueden detectar alteraciones moleculares dentro del cuerpo, ofrecen la posibilidad de identificar enfermedades en sus etapas más tempranas, con una intervención terapéutica precoz en el paciente.


Los procedimientos de Medicina Nuclear no son invasivos y, con excepción de las inyecciones intravenosas, generalmente constituyen exámenes médicos indoloros. Según el tipo de examen, los radiofármacos se pueden inyectar, ingerir por vía oral o inhalar como gas, y finalmente se acumula en el órgano o área del cuerpo a examinar, donde emite una pequeña cantidad de energía en forma de rayos gamma. Cámaras especiales detectan esta energía y, con ayuda de un ordenador, elaboran imágenes que presentan detalles tanto de la estructura como de la función de los órganos y tejidos del cuerpo.